Definitivamente soy ingenua .. y lo demás es cuento

Desde hace días se me dice que soy ingenua, caída de la mata, infantil … eso me había costado aceptarlo hasta que hoy  ocurrió lo que contaré a continuación.

Como algunos saben, mamá trabaja haciendo tortas para vender. No son cualquier tipo de tortas, son unas tortas exquisitas de gusto, caseras, con la receta de la nona y, además, hermosísimas. Bien.. ella poco sale a hacer sus compras por muchas razones que no vienen a cuento, pero que hacen que buena parte de las veces yo le apoye buscándole materiales o llevándola a hacer la compra.

Hoy sucedió lo primero. Necesitaba huevos y ron. Conseguidos los primeros, hice lo de nunca: me detuve en una licorería de la zona media de la ciudad (cerca del Terminal de Pasajeros para más señas) para comprarle el licor. Es algo que nunca hago porque esa zona, como muchas en los últimos tiempos en mi ciudad, desde las 6pm se llenan de carros con música a todo volumen y con gente bebiendo, y es un espectáculo que me resulta muy desagradable.

Bien, luego de entrar a la licorería al compás de un “buenas noches doñita pase adelante” que sentí me lanzaba de una única pincelada unos treinta años más encima… me acerqué al mostrador y pedí el licor en cuestión y me fue dado por una chica de esas que se medio visten para vender licores (si, también me molesta mucho, no lo negaré). Al preguntar el precio se inicia la siguiente conversación:

– “Ahí dice 3.000Bs Señora. pero pregunte en caja cuanto cuesta”

Fui hasta la caja pensando que habría una oferta, aún cuando ya me parecía muy poco por un litro de licor.  El cajero me indicó cuanto debía pagar

-“Son 6.000Bs Señora” respondió sin apenas mirarme.

– “Cómo???!! pero si la chica me dice que está marcado en 3.000Bs!” por qué razón Ud lo tiene inventariado en 6.000Bs”

-“Bueno señora, será un error, no?” -Me respondió el cajero-dueño molesto por mi insistencia en su torpeza
-“No me cabe la menor duda, pero no es mío, es suyo” -le respondí fastidiada-

-“Señora esa es mercancía nueva” me increpó como para que yo “entendiera” que por eso costaba más. Sin embargo, saqué la botella y le respondí algo con respecto a la cantidad de polvo acumulado en la botella.

Ya la situación me hacía sentir sumamente incómoda, hasta que intervino nuevamente la chica que me había entregado el licor y me dijo:

-“Mire Señora, mire la botella, está marcada en 3.000Bs porque es mercancía muy vieja, ¿Ud. sabe cuánto tiene esa botella allí?”

Miré al cajero y, luego de percatarme de que no me daría factura (con lo cual él tampoco declararía al fisco por la venta)  me marché.

Y es que definitivamente no tengo comentarios para mi ingenuidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s