Llamada al 171

Aunque algunos que me conocen no lo creen del todo, en mí habita el reconocimiento, la convicción, de que algunas personas del sexo masculino que reclaman a mujeres cuando éstas manejan y que se comportan con ellas más agresivos que con otros hombres, lo hacen en virtud de que ellas son mujeres y de que es menos probable que haya una actitud de violencia desmedida por parte de ellas .. No se trata de que yo me sienta menos siendo mujer … nada que ver! .. muy lejos de eso, creo que he podido observar a hombres frente a hombres al volante en situaciones similares y ver que sus reacciones son distintas.

Hay quien puede pensar que, en el fondo no se trata de que las reacciones sean del todo distintas .. sino que ocurre una disonancia de códigos de conducta que produce un desarreglo en aquello que se entiende o interpreta de la reacción en cuestión.

Frases como “hijos de mis hijas nietos míos son… hijos de mis hijos.. quién sabe?” me muestran que nuestra sociedad, de algún modo, privilegia y hasta premia el acoso sobre la mujer, en múltiples formas … en múltiples escenarios … es algo que no suele importar … menos si la mujer se siente agredida pero no sale con un ojo morado o una pierna rota. Y allí, aunque andemos en camino de ajustar algunas cosas… el camino, pese a algunos logros en términos de representación política, en realidad recién comienza …

Estas situaciones al manejar: a) reacción desproporcionadamente agresiva (por cierto no por la vía del verbo agresivo, sino de las acciones mismas) de hombres hacia mujeres (ojo.. a veces también de mujeres hacia otras mujeres) y b) malinterpretación de las “señales” que un hombre lanza a una mujer cuando esta hace algo que le parece “inapropiado” … las he vivido .. y últimamente con una frecuencia mayor, lo cual me resulta sumamente incómodo.

Trabajo en la ciudad de Ejido una noche a la semana y esa ciudad se conecta con la ciudad de Mérida a través de una autopista (no vía interna) en la que noche tras noche, si voy manejando, tengo que padecer el acoso de automóviles que se pegan al parachoque trasero de mi vehículo y me hacen cambios de luces para que aumente la velocidad. Por esa vía suelo transitar sobre los 80 o 90 Km/h … por el canal lento, y quienes se han montado conmigo al volante, pueden dar cuenta de que no manejo precisamente “lento”. Sin embargo, noche tras noche, algún Sr. a bordo de una de las “tremendas” camionetas que pueden comprarse con las ventajas que da el socialismo de estos tiempos (aunque muchos de quienes las adquieren sólo sueñen con tumbar a Chávez), porque voy “lento” …

Lo que contaré a continuación me sucedió hoy día, viernes de Semana Santa, a las 3.20pm en una avenida que solía ser perimetral a la ciudad hace unos veinte años, pero que hoy en día se ha integrado a la ciudad misma, o mejor que la ciudad se ha apropiado. Lo comento aquí porque, sencillamente, raya en lo que me resulta sencillamente inaudito.

Manejaba por esta avenida que se conoce en la ciudad como “Los Próceres” por el canal rápido a cerca de 65 km/h, una velocidad que excede en 15Km/H el límite máximo de velocidad para carreteras urbanas. Se aproximó un carro marca Volkswagen, modelo Crosover, color rojo placas BCI-350 de Anzoátegui. Tocó corneta, pitó, chilló y quería que aumentara la velocidad. Yo iba con mis hijos a bordo y me pareció que la velocidad era, sencillamente adecuada. Mi embarazo me ha dado, en los últimos tiempos una calma y tranquilidad no comunes en mi, y con esas mismas le hice señas de que me adelantara.

El carro me adelantó, frenó en seco, se detuvo en el canal rápido de la avenida y pretendía forzarme a que transitara a casi 65 km/h que era la velocidad que llevaba, pero por el canal lento. En dos oportunidades estuve en riesgo de ser embestida por otros carros, mientras el Sr que manejaba el Volkswagen se empeñaba en que yo debía apartarme … Seguro habrá quien piense que debía apartarme para dejarle pasar, y seguramente lo hubiera hecho, de haber tenido la oportunidad para hacer la maniobra y la calma para ello .. por cierto, cuando uno lleva detrás un conductor apurado (esos “purgaítos” que suelen abundar), nunca la espera de una oportunidad para la maniobra que el vehículo que acosa, de algún modo, impone, es la justa, siempre uno acaba haciendo la maniobra en mal momento, tarde y mal.

El Sr. estuvo allí detenido frente a mi, en el canal rápido de esa avenida al menos unos cinco minutos.. detenido en seco, delante de mi, sin dejarme pasar. Cinco minutos que llegaron a diez mientras cerré mi carro, subí los vidrios, encendí el aire y llamé al 171 para denunciar su actitud.

El Sr. demostrando absoluta gallardía, emprendió la marcha en cuanto me vio conversando por teléfono. El servicio de urgencia me indicaron que enviarían a una patrulla, pero le pedí que pasara notificación de las placas y características del vehículo, porque luego del acoso había emprendido marcha … y yo ya no lo veía …

Es curioso cómo la valentía se engrandece cuando se cree que aquél a quien enfrentamos está indefenso y se le puede ganar por las malas… y cómo acaba disolviéndose en agua de borrajas a las primeras de cambio …

Acosos como estos .. en esa avenida me han ocurrido en varias ocasiones (al igual que los que refería a la salida de Ejido) … sin duda no los he padecido cuando mi esposo maneja .. y siempre cuando voy manejando yo … insisto, no creo que yo sea menos, o que tan siquiera los merezca … tan sólo veo cómo ocurren estas cosas con mucha mayor frecuencia cuando quien maneja es una mujer .. y detrás del volante del otro carro se encuentra un hombre .. o bueno.. alguien del sexo masculino .. a quien quizás catalogar de “hombre” … le resultaría un favor innecesario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s