De paso por Neonatologia ….

“Las cosas han estado complicadas estos años” … eso suele uno escuchar cuando se habla de la situación económica, de aquellos tiempos que no eran como éstos … de la vida, de la muerte, de la educación o, incluso, de la política, si, esa que solemos poner con minúscula para referirnos a los actores que van, vuelven, van, vuelven, vuelven y a veces, dicho sea de paso, no se llegan a ir, es decir la politiquería de la circunstancia.

Sin embargo, pensaba yo en eso en estos días por otras razones distintas, para ser finalmente las mismas también. Quizás hacía sólo un simple recuento de las cosas que hemos pasado -la vida y yo- en estos años últimos, en términos profesionales y vitales también. Creo que a veces no es tan sólo que uno esté cansado del peso vital, sino que, también, ocurre que la vida se hace más escarpada y más calentitas sus brasas.

Toda esta laaaaarga introducción viene a cuento por algo de lo que pude percatarme ayer al mediodía: No había pisado neonatología desde que pude traerme a Abril hace un mes y 18 días y tuve que volver ayer al mediodía a recoger el informe médico de mi hija que, por olvido, no me habían entregado con su alta médica. Cierto es que no era la primera vez que volvía al hospital desde que liberaron a Abril, pues mamá debe atender su tratamiento y eso me lleva al hospital de forma seguida y me llevará en más. Sin embargo, la búsqueda del informe siempre había sido una tarea postergada y es que la herida de haber tenido a Abril durante tanto tiempo allí y estar asistiendo a las visitas aún no ha sanado -por eso pese a estar en el hospital durante horas no lograba reunir las fuerzas para subir dos plantas- y eso pude verlo ayer por la congoja que me habitó al entrar de nuevo por ese largo pasillo, y vestime con bata y gorro nuevamente… y ver a los pequeños tras el cristal  de la puerta.. ese que siempre nos pone cerca y lejos .. casi rozándonos.

Coincidí con varias enfermeras de las que atendieron a Abril, pero ya mi rostro había vuelto a ser anónimo y el nombre de mi hija lejano en el tiempo … la ausencia de Mariíta, la última de las neonatas cercanas cuyos ojitos se cerraron hace ya un mes de modo definitivo y luego de estar tres meses luchando por vivir, sin duda imprimía para mi un tenor distinto a la visita …. más triste creo .. y más agradecido también a la vida, siempre, por aprender de todo lo bueno y lo malo que en ella habita…

Sin duda que en este momento, en el que unos problemas de salud en la familia han ido sustituyendo a otros y nuevos desafíos se asoman en cada nueva hora en términos profesionales y, quizás sobre todo, en términos personales y familiares, yo no puedo dejar de agradecer todo cuanto puedo ver que ocurre y agradecer, sobre todo, que habite serenidad ante lo desafiante, y también ante lo doloroso.

La vida está allí … las heridas quedan y ennoblecen también … según vamos viviendo, creo, vamos pareciéndonos más a esos caballeros que vestían sus armaduras de batalla en batalla exhibiendo los golpes y rasguños que soportaban las vestimentas para mostrar cuánto habían andado. Puedo verlo en mi familia, en mis hijos Zara y Rainer, en mi madre, lo veo en mi compañero Francisco, en mi, y puedo verlo en mi pequeña Abril. Mi guerrera menor ha aprendido -de un modo excepcional- que no se llora por el dolor de una inyección, sino porque la inyección perturba un momento vital y único que es el reposo de ese presente, y que la inyección de anticuerpos no merece la resistencia de su cuerpo con fiebres y cansancios, sino que es una oportunidad para aprender el código de esta salud que tenemos, que aunque no es lo que queremos es, sin duda, cuanto hay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s