¿Nuevos modos para los mismos quehaceres?

SiSI

Image by Mariangela Petrizzo via Flickr

Escribo este post mientras espero que el Poder Electoral se pronuncie sobre los resultados del referendo del 15 de febrero en Venezuela. Termino de escribir este post habiendo conocidos ya los resultados del referendo por la enmienda constitucional y emocionada por el compromiso ciudadano que implican.

Debo confesar que a esta hora me invade un sentimiento íntimo de complacencia y alegría por el alto índice de participación electoral. Cifras extraoficiales hablan cerca de un 80% de participación lo cual redundará oficiales ubican la abstención en un 35%, eso confirmaría aquello que he venido comentando con respecto a mi -casi- certeza de que la opción del SI superaría suficientemente los votos que el PSUV obtuvo en las últimas elecciones regionales. Sin embargo me ocupa también a esta hora el sentimiento de pena ciudadana -si tal cosa existiera- por aquellos quienes desde la postura del NO siguen sin reconocer al actual gobierno, sus instituciones y sus partícipes como parte del sistema político en el que vivimos.

Durante estos días previos a las elecciones por distintas vías electrónica he podido tener acceso a posturas encontradas en partidarios y partidarias tradicionalmente contrarios a la opción del proceso, y también en partidarios y partidarias de éste. Curiosamente he encontrado una crítica más seria desde quienes lo apoyamos que desde quienes, en términos electorales, han votado en contra, y creo que eso ha ayudado a enriquecer la deliberación y la estrategia desplegada por el Comando Simón Bolívar y por el PSUV a lo largo de esta campaña por el SI. Creo que lo que  más sorpresivo me ha resultado es la postura de algunos que, aún habiendo estado o estando actualmente en posiciones cercanas a lo que llamamos “el proceso”, para resumir la amalgama de sentimientos, emociones, espranzas y proyectos en que ciframos nuestra construcción ciudadana, anuncian que desde nuestras filas no hay crítica, hay conformismo y alcahuetería.

En los casos que he podido entrever el trasfondo que motiva una crítica argumentada en generalizaciones insostenibles, acierto a ver una suerte de máximos locales. En otras palabras, molestias hay en todos por pequeños y grandes errores cometidos y sellados con decisiones apresuradas,  inconsultas y torpes. El burocratismo, la sensación de impunidad y de avance desmesurado -si cabe- de la corrupción son dagas que desangran nuestra esperanza, no cabe duda de ello, como tampoco me cabe duda de que en su momento algunas muchas voces desde nuestras filas se han alzado en contra, y han alertado sobre peligros y fallas estratégicas de ciertas acciones y decisiones. No todos somos borregos, no todos bajamos la cabeza y asentimos a cada señal del presidente Chávez. Como dije recientemente, quienes somos críticos asumimos nuestro rol como ciudadanos y somos dueños de nuestra crítica, así como quienes se callan y miran para otro lado son dueños de su silencio. Por cierto, debo decir que el análisis de Margarita Lopez Maya, si bien me parece que acierta a ver algunas cosas, sufre de una miopía increíble que no puedo pensar es involuntaria al hablar con un detalle impresionante de lo que llama “el primer período de Chávez” y obviar el punto de inflexión que supone para el segundo período la recuperación del paro petrolero, golpe y el posterior y anterior sabotaje alimentario.

Creo que una de las cosas que más admiro con asombro de cuánto hemos aprendido como pueblo en los últimos 10 años, tiene que ver con nuestro aprendizaje y desempeño como contralores del bien público. Que se entienda que no hablo aquí del bien público en términos económicos, sino como aquello que es bueno para todos y está aceptado que para todos es bueno. Acceso a educación, salud, y servicios básicos es, por ejemplo, están vistos hoy día como aspectos imprescindibles en nuestra sociedad y sin embargo nunca atendidos. Valores como la participación, la autoorganización comunitaria y el sentido de responsabilidad con nuestro entorno ciudadano inmediato tienen significado hoy día en nuestro discurso, y son progresivamente construidos con un diálogo en nuestras comunidades. Conversamos como comunidades, en nivel micro comenzamos a reconocernos como tales y eso es un aprendizaje importante en nuestro devenir ciudadano.

¿Qué era el Estado hastaq hace 10 años para el ciudadano? ¿Qué es hoy día?

No niego que es enorme el universo de cosas que aún nos quedan por aprender como ciudadanos. Desde la contraloría responsable y coherente, sin ambigüedades ni manipulaciones, este aprendizaje debe ocurrir con independencia de nuestras preferencias políticas. Desde mi punto de vista no debemos esperar que el diálogo, el debate y la deliberación nos sean pedidas de parte de quienes llamamos “dirigentes políticos”, no debiéramos esperar que nos toquen la música para salir a bailar. Definitivamente no puede dejar de ocurrir en nosotros como ciudadanos un proceso crítico de aprendizaje y construcción.

Mas de esto mismo desde mi opinión en Aporrea, o la de Luigino, o la de otro, y otros más.

NOTAS FINALES:

  1. Esta campaña ha asentado lo que se, desde mi punto de vista, se inauguró en la campaña para las elecciones regionales del 23N 2008 en lo referido a la actuación de las maquinarias partidistas. El PSUV ha demostrado poder moverse como un partido de cuadros de un modo que llamaría excepcional contando con el tiempo transcurrido desde su articulación. Pero además, el PSUV ha demostrado saber moverse muy bien para la captación y movilización de sus partidarios y para garantizar su presencia en internet. Blogs, tweets, grupos en Facebook, puntos rojos por doquier y vinculación de los ciudadanos a Web 2.0 fueron, sin lugar a dudas, algo de lo más resaltable en la campaña. Falta mucho por andar aún en términos de formación ciudadana pero vamos andando.
  2. Otra cosa más. Debo decir públicamente que no estoy de acuerdo con algunas actuaciones. En primer lugar el incidente con el gobernador de Anzoátegui me parece desde todo punto de vista (moral y legal) criticable. Definitivamente no basta con que por propia iniciativa se ponga a disposición del Poder Electoral, pues su investidura no permite -así por así- apresarle como indica la Ley debe ocurrir en estos casos -aunque la papeleta se rompa “involuntariamente” como él mismo afirma- Un acto “ingenuo” (rompo la papeleta para que luego no tengan un elemento distorsionador en el reconteo manual), resulta que es ilegal y a él no debió habérsele “pasado” esa. Pone en aprietos al Poder Electoral, pero nos deja a todos desnudos: puede un gobernador/gobernadora faltar a las leyes que debe conocer y luego esperar que su disculpa aplaque su castigo? compleja la cosa. En segundo lado ese “esperaremos a que el árbitro informe los resultados pero con una sonrisa en los labios” me resulta chocante, aún cuando venga de quien viene, y quizás por venir de él mismo. Me resulta inaceptable, innecesario y poco gallardo. Técnicamente no es dar cifras, pero discursivamente es hablar del conocimiento que se tiene sobre los resultados. No hay lugar para sutilezas aquí. Es fundamental verlo e imponer castigos que deban imponerse como en otras ocasiones -por cierto- se ha hecho. Actualización:No entraré a decir lo obvio que es que actitudes triunfalistas similares en la gente del bloque del NO, e igualmente desestabilizadoras, no merecen ni nuestra consideración ni nuestra contemplación y si nuestra crítica. Pero, en todo caso,la caridad siempre ha de comenzar por casa ¿no?

En fin. Amanecerá y veremos, lo se, y confío en que cada vez más aquello que se verá no sea una vertad a pantalla dividida, sino una realidad aprehensible de muchos modos, complementarios todos y excluyentes pocos. Aunque la tendencia del progreso haya recuperado cancha, la tendencia política contraria llegó ya a los  6 cinco millones. Sr. Presidente, el pueblo nunca da cheques en blanco, no olvide que ha sido el pueblo quien le ha dado varias veces votos de confianza, pero no han sido tarjetas sin responsabilidad. Escuche, atienda, acepte y vea. Permítanos reunirnos o, al menos, evite que la raja se nos lleve toda la media.

Sí se puede!

Reblog this post [with Zemanta]

2 comentarios en “¿Nuevos modos para los mismos quehaceres?

  1. Desde España nos dan una imagen muy negativa de Chávez y nos cuesta mucho a la gente de la izquierda transformadora defender o mostrar lo que allí pasa.

    Tenéis que informar más al extranjero.

    Un saludo revolucionario de un opositor de izquierdas a la presidencia de R.Zapatero.😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s