Si no creyera en lo que creo …

Debo reconocer que las noticias desde Japón me han tenido desvelada estos últimos días. Algún interés personal hay allí no resuelto aún, pero debo reconocer, acto de contricción mediante, que también yo he pecado de “angustia vital” por ver el último video más impactante con imágenes del tsunami llegando a cualquier zona de las devastadas por esta cosa, que por llamarla algo llamamos catástrofe pero que, sin lugar a dudas, es mucho más que eso. También yo he estado “pegada” pendiente de twiteros/as que escriban en algún idioma de los que entiendo desde japón para poder estar “mejor informada” de lo que allí ocurre. También yo he pecado de comenzar una conversación en estos días con… “vi el video de un Sr. que grabó toda su angustia al ver el sistema de alerta previa…”, o “alguien en twitter me porfiaba que había habido una fusión nuclear…”

Smile66

Smile66 @inouetake

¿Y qué se yo de todo esto distinto a lo que sabía tres días atrás? Definitivamente nada nuevo. Porque, sobre todo, lo importante, lo verdaderamente importante, se está escurriendo de las manos frente a mi.

Yo he criticado, también, titulares en medios internacionales del tipo “Explosión en reactor. El gobierno japonés continúa buscando cadáveres” (Visto en The New York Times) en un claro afán manipulador por picar antes y picar más duro mordiendo el interés de capturar la atención de los “consumidores del shut de adrenalina de la noticia breve, confusa, absurda e impactante”.

No me ufano de mi actitud. Muy por el contrario, me avergüenza el interés por la noticia más reciente y no me concedo justificarla por las conductas similares en mis pares o conocidos. Pero además, estoy realmente indignada con medios que se llaman Alternativos, porque los veo reaccionar con los mismos esquemas, con las mismas tareas de manipulación, que las grandes cadenas transnacionales de medios de comunicación.

Smile76

Smile76 @inouetake

Leo varios post en Lapatriagrande y en Cubadebate sobre la “inminente catástrofe nuclear” en Japón. Veo un enorme y terrible mercado del morbo, la tristeza y la muerte que sólo nos acerca a sesiones de sadomasoquismo sólo imaginadas en películas o libros trasnochados, pero que al hacerse virales adquieren un nivel terrible de inhumanidad.

Expectadores atentos de lo triste del por-venir. Eso y poco más somos. Esto y poco más nos hemos dejado convertir. Drogómanos de la noticia que infoxica lejos de informar, que entretiene … hemos encontrado, incluso, el modo de encontrar entretenido mirar cómo una ola inmensa arrastra barcos, casas, coches, escuelas, hospitales … sin pensar -apenas- en si alguien pudo o no escapar de esos espacios con vida … o si alguien pudo quedar vivo como único representante de su familia y allegados.

Trozos de corazones deambulando por el mundo, rogando a Dios, Budha, el misterioso Zen o quien quiera, por una explicación y por un hogar, un refugio, un espacio donde poder calmar la sed de tanta tristeza y pena junta… y nosotros aquí, expectantes que haya una fusión nuclear, un estallido de un volcán o un ataque con un submarino o bombardero sobre Libia, Etiopía, Bahrein o donde sea que hay un enredo armado por estos días …

smile73

Smile73 @inouetake

Nosotros expectantes de la muerte … mis nosotros vergüenza de mi yo … mi yo sin conseguir un tu con el que poder juntar la diversidad y frenar la perversa expectación por lo terrible … nuestros nosotros engullidos en una vorágine informativa sin fin y sin tregua, que nos carcome y seca el alma, que nos anula la esperanza … porque parece que por estos tiempos la esperanza no vende, no sella, no nombra.

Y yo sí quiero ser nombrada por ella, por la vida y por el amor. Hay tres peques tras de mi a los que no quiero tapar el mundo, pero a los que quiero legar el respeto al dolor ajeno como norma de vida.

Por ellos me avergüenzo de mi, y me avergüenzo de mis otros yo que andan por ahí comiendo morbo, siendo oportunistas del chantaje emocional de estos tiempos, erigiéndose como expertos en temas que hasta hace dos días desconocían y alarmando al resto de mis yo, y nuestros nosotros, con la catástrofe como carta de presentación.

Smile82

Smile82 @inouetake

Me avergüenzo, además, porque con algunos de esos otros que andan por ahí comiendo del morbo y el escándalo, la angustia y el miedo, en algunos momentos también hemos compartido posiciones políticas … poco espacio para compartir quedaría de aquí en adelante en ese sentido, de no asumir que un dolor tan lejano en kilómetros se respeta como se respeta el propio dolor del pueblo que formamos.

Lo que ha sucedido en Japón no le ha sucedido a los japoneses, nos ha sucedido a toda la humanidad, y eso merece nuestro silencio y respeto.

Quisiera dejarles este enlace. Espero puedan ver de lo que aquí hablo. Un abrazo, humano, que después de todo, poco más puedo dar. Por qué no estoy preocupado de los reactores nucleares japoneses

Nota: Las imágenes de esta entrada han sido tomadas del twitter de Takehiko Inoue, mangaka japonés que ha tenido el buen tino de inundar a sus seguidores y seguidoras de imágenes sonrientes, para pensar en un Japón afligido que, una vez más, podrá levantarse de sus cenizas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s