El baile de los que sobran

Planificación tipo vivero: de la semilla hacia adelante de modo agregado y progresivo

La construcción de nuestro país debe hacerse desde las bases. Desde la semántica revolucionaria no hay otra forma de generar sentido de pertenencia y corresponsabilidad sobre el entorno que vincular directamente a todas y todos con la posibilidad de construir decisiones de políticas públicas y de incidir en sus resultados. No se construye desarrollo endógeno si no se es insistente en la necesidad de hacerse cada cual y todos en suma, sujetos de ese quehacer y esto ocurre en todos los planos posibles de planificación estatal.

El mejor y más reciente ejemplo que tenemos de ello fue la constitución del Plan de la Patria durante el año 2012 y parte del 2013. Este proceso, nada simple, reunión a buena parte del país en torno a la generación de propuestas y metas específicas para ese plan. El resultado de este ejercicio ha sido un plan nacional que no sólo no nos resulta indiferente sino en el que buena parte tenemos cifradas nuestras esperanzas y expectativas.

Planificación en Ciencia y Tecnología: la técnica de los monos sabios

Una deuda pendiente en nuestro país, sin embargo, es la construcción colectiva de lo que queremos que sea el sector Ciencia y Tecnología. Esta debilidad se evidenció de hecho, en algunas ciudades del debate articuladas durante la construcción del Plan de la Patria, aunque termino por concluir que se ha olvidado que eso supone que haya participación amplia y no segmentada en todos las fases del proceso de planificación.

En este enlace, puede verse una noticia referida a la participación del IVIC en la definición del Plan Nacional de Ciencia y Tecnología 2014-2019. En dicha actividad, como relata la noticia, se refieren a la actividad como un proceso de “consulta pública” y con “participación masiva”. Revisando el portal del MPPPCTI, es evidente que no hay tal convocatoria a consulta pública pues no se evidencia ningún llamado visible y que, además, no hay ni siquiera la posibilidad de descargar el documento en la llamada versión “1.0” a la que refiere la citada noticia. Sin embargo, se encuentra allí esta otra noticia que refiere a una actividad similar en el CIEPE aunque esta vez la llama “debate público”, actividad que, informa el funcionario entrevistado por el equipo de prensa del MPPPCTI, finaliza el 31 de enero próximo.

Es interesante que, tanto la noticia referida a la actividad en IVIC como la que reseña lo realizado con CIEPE, muestran este enlace como el utilizado para “cargar los aportes” a mencionado plan. Sin embargo, un intento de acceso a dicho enlace nos hace ver que su uso está restringido.

Captura de pantalla de 2014-01-30 10:07:01Siendo evidente que no está disponible para todas y todos.

Participación, ma non tropo

La planificación en políticas públicas y de éstas no es una actividad ni trivial, ni sencilla ni mucho menos excenta de insatisfacciones para todos los actores y factores involucrados. Examinar los resultados de la planificación de Ciencia y Tecnología en el país en la última década nos permite evaluar resultados que sin dudas nos dejan sumamente contentos, pero que necesariamente nos llevan a plantearnos la necesidad de acometer nuevos desafíos y tareas de planificación para el sector que está llamado a aportar respuestas contundentes, responsables y de impacto al quehacer nacional, algo que, por cierto, debiera también ser cabecera del ideario de todx revolucionarix.

Pero esa participación que, podría decirse, es LA participación necesaria, no puede hacerse administrando información sobre procesos, pautas y realidades institucionales. Sin menosprecio por conocimientos administrativos, funcionales y en ocasiones técnicos (de la técnica que supone el conocimiento y acaso dominio parcial de cualquier tecnología) de los funcionarias y funconarios del MPPPCTI, no es correcto ni asignarles ni que se abroguen la tarea de la planificación de CyT del país. La planificación de CyT en el país debe, en este momento, necesariamente incuir un debate sobre ciencia y tecnología, un debate que, aunque alguna persona pueda recordarnos se ha hecho público en varios momentos desde el 2006, no debiera dejar de ser público en un país que tiene un altísimo consumo de bienes tecnológicos de modo, casi, estacional.

Es ese debate, con el Plan de la Patria como telón de fondo y guión acompañante el que debiera ocurrir en un entorno como el nuestro con la planificación basal y semillera como punta de lanza en la construcción de Políticas Públicas. El pueblo legislador, que tanto nos fue mostrado por Hugo Chávez, no es aquél que aprueba o desaprueba leyes, normas o políticas, es el que, además de ello, participa de modo activo y constante en su debate y construcción.

En restrospectiva: el plan de ciencia y tecnología vigente hasta el 2030

Finalmente, transcribo aquí un correo electrónico recibido en el día de ayer, porque, de algún modo, resalta alguos elementos técnicos pero no menos reveladores desde su especificidad, de la lógica institucional.

(escrito en la lista Colectivo Teletriunfador por francisco.palm)

“Aplaudo la iniciativa, aunque (…) quedo a la expectativa que el sitio web devuelva algo diferente a

401 Authorization Required


Es importante indicar por otra parte que el documento del plan 2005-2030 tiene en sus propiedades el dato: Acrobat Distiller 6.0.1 (Windows)

Incluso algo mas preocupante, un documento hecho sin marcadores a las distintas secciones/subsecciones, es decir, sin utilizar estilos ni nada similar. Y lo digo preocupante porque es complicado proponer sobre la tecnología sin un sentido crítico del hecho tecnológico evidente a través de estos y muchos otros “detalles”.
Me llama la atención que en el documento del Plan 2005-2030 en la página 32 se repite el descalabro de hablar de “inseguridad social” y poner cifras de homicidios por cada 100 mil habitantes. Ese no es un problema de inseguridad sino de violencia, ya que la inseguridad es un percepción, no es el hecho en sí que hay que atender con prioridad. Este es un malentendido fundamental en los tiempos que vivimos.
Peor aún, en ese estudio diagnóstico es que siguen considerando el licenciamiento o adquisición de marcas, patentes y know how como un indicador de innovación tecnológica (incluso las certificaciones tipo ISO 9000), siendo esta precisamente una trampa montada por el sistema hegemónico dominante, y cualquier atención en este sentido es una amenaza directa contra la soberanía.
Merece especial atención la figura Nº2 “Hacia una nueva cultura científica y tecnológica” en la pág. 85.
Hay una parte en la que estoy completamente de acuerdo, pasar de una cultura científica: fragmentada, individualista, parcelada, disciplinaria y lineal, hacia una: Participativa, con diálogo de saberes, de organización colectiva, transdisciplinaria e integral.
Pero es absurdo pensar que se va a construir esa nueva cultura científica y tecnológica con las estrategias planteadas:
  • Desarrollo tecnológico pertinente -> solamente la palabra “desarrollo” lleva a la idea de una CyT lineal
  • Asimilación selectiva de la tecnología -> ¿quién selecciona? ¿una institución del Estado?
  • Lineas de investigación prioritarias -> De nuevo, ¿quién prioriza?
  • Articulación con grupos excluidos -> la propia exclusión como diseño social como tecnología blanda tiene que ser revisada a fondo. No se trata de articular con los excluídos, se trata de incluir.
  • Evaluación y promoción de nuevos actores -> ¿Quién evalúa? ¿Bajo cuáles criterios?
  • Creación y formación de centros de desarrollo e investigación -> ¿Qué tipo de centros? ¿Más de lo que ya se tiene?
  • Formación de talento -> ¿Cómo se forma talento de un nuevo tipo desde el talento actual?
  • Conformación de redes de CyT por prioridades -> ¿Quién prioriza?
En buena medida, el gran problema del Estado es que no renuncia a su ilusión de control. El Estado debe seriamente transferir poder al pueblo generando condiciones para que las iniciativas de CyT florezcan.
No hay una Ciencia y Tecnología que hay que llevarle al pueblo, hay que construir Ciencia y Tecnología desde la participación popular.
Para esto el Estado debe ABRIRse, poner toda la información de interés público de acceso público, y utilizar las TIC para permitir la participación más amplia posible. No queda muy claro como una información que envías a un formulario es realmente tomada en cuenta en el resultado final, de hecho me atrevería a decir que es muy poco tomada en cuenta, no hay forma de discriminar entre simples opiniones y propuestas fundamentadas.

Aún así, las metas estratégicas propuestas revisadas para el día de hoy pueden dar buena cuenta de la eficacia de lo hecho hasta ahora. ¿Se ha incrementado la inversión en CyT? ¿Dónde está el parque tecnológico de fabricación de medicamentos? ¿Qué pasó con la migración al software libre? ¿La producción de semillas? …”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s