¿Nuevos modos para los mismos quehaceres?

SiSI

Image by Mariangela Petrizzo via Flickr

Escribo este post mientras espero que el Poder Electoral se pronuncie sobre los resultados del referendo del 15 de febrero en Venezuela. Termino de escribir este post habiendo conocidos ya los resultados del referendo por la enmienda constitucional y emocionada por el compromiso ciudadano que implican.

Debo confesar que a esta hora me invade un sentimiento íntimo de complacencia y alegría por el alto índice de participación electoral. Cifras extraoficiales hablan cerca de un 80% de participación lo cual redundará oficiales ubican la abstención en un 35%, eso confirmaría aquello que he venido comentando con respecto a mi -casi- certeza de que la opción del SI superaría suficientemente los votos que el PSUV obtuvo en las últimas elecciones regionales. Sin embargo me ocupa también a esta hora el sentimiento de pena ciudadana -si tal cosa existiera- por aquellos quienes desde la postura del NO siguen sin reconocer al actual gobierno, sus instituciones y sus partícipes como parte del sistema político en el que vivimos.

Durante estos días previos a las elecciones por distintas vías electrónica he podido tener acceso a posturas encontradas en partidarios y partidarias tradicionalmente contrarios a la opción del proceso, y también en partidarios y partidarias de éste. Curiosamente he encontrado una crítica más seria desde quienes lo apoyamos que desde quienes, en términos electorales, han votado en contra, y creo que eso ha ayudado a enriquecer la deliberación y la estrategia desplegada por el Comando Simón Bolívar y por el PSUV a lo largo de esta campaña por el SI. Creo que lo que  más sorpresivo me ha resultado es la postura de algunos que, aún habiendo estado o estando actualmente en posiciones cercanas a lo que llamamos “el proceso”, para resumir la amalgama de sentimientos, emociones, espranzas y proyectos en que ciframos nuestra construcción ciudadana, anuncian que desde nuestras filas no hay crítica, hay conformismo y alcahuetería.

Sigue leyendo