Aquí lo que sobra es clóset (II)

[Una segunda entrega de divagaciones entre clósets y armarios]

Semana santa: días de develar el verdadero pergeño de todos los ídolos ocultos en armarios adustos.

develar.
(Del lat. develāre, levantar el velo).
1. tr. Quitar o descorrer el velo que cubre algo.

pergeño.
(Del lat. per, por, y genĭum, disposición).
1. m. Traza, apariencia, disposición exterior de alguien o algo.

ocultar.
(Del lat. occultāre).
1. tr. Esconder, tapar, disfrazar, encubrir a la vista. U. t. c. prnl.
2. tr. Reservar el Santísimo Sacramento.
3. tr. Callar advertidamente lo que se pudiera o debiera decir, o disfrazar la verdad.

Cada año, cuarenta días después de carnaval los católicos y los vacacioneros de oficio, coinciden en empeños por dedicar una semana a hacer otras actividades distintas a las realizadas de a diario, determinada, como no, por el desquiciante ritmo de esta época que cercena espacios y momentos preciosos en aras de cumplir la carrera imposible contra el tiempo y en pro del desarrollo humano. Qué locura de argumento: creemos que debemos trabajar, estudiar y hacer N cosas, porque eso es cuanto se nos demanda en este momento para ser mejores, sin embargo, en el camino vamos olvidando la dedicación, constancia y esfuerzo que demanda la construcción de un mejor yo, y también la incompatibilidad de ese proceso con la búsqueda de satisfacer una agenda social, cultural y sistémicamente signada por otros.

Bien, como venía diciendo antes la Semana Santa parece tener la genialidad de juntarnos a tirios y troyanos en torno a unos cuantos días de alejamiento de sus labores cotidianas. Los primeros comienzan a exhibir sus dotes fervorosas y de creyentes inundando ciudades (donde esa religión es “la norma”, por cierto), con ritos, rituales y dramatizaciones de escenas bíblicas reinterpretadas en este siglo y ejecutadas con las ciudades como grandes escenarios. Y estas exhibiciones son hechas para ellos mismos y también para quienes toman estos días para llevar a cabo una práctica cada vez más frecuente e incluso parte de las especialidades turísticas: el turismo religioso.
Sigue leyendo

Anuncios

Aquí lo que sobra es clóset (I)

(Lo que sigue es la primera entrega de algunas pequeñas y sueltas divagaciones sobre el clóset y la idea del a-guardar en varias dosis.)
Foto de Magic Madzik, vista en flickr
clóset.
(Del ingl. closet).
1. m. Am. Armario empotrado
armario.
(Del lat. armarĭum).
1. m. Mueble con puertas y anaqueles o perchas para guardar ropa y otros objetos.
~ empotrado.
1. m. El construido en el espesor de un muro o hueco de una pared.
Tomado del DRAE

El clóset o armario es el lugar de las cosas perdidas por accidente u olvidadas a propósito, es el espacio donde se ordena lo que no puede estar a la vista (ropa, alimentos por usar, enseres, artículos de limpieza) o donde sencillamente se arrojan luego de un día largo de quehaceres y compras.

El armario es a veces el confesor secreto de una chica indecisa con su vestuario, o el artilugio de batallas de un pequeño nené explorador. El lugar que, para algunos niños y niñas pequeños, esconde las cosas salvajes, oscuras, tenebrosas y desafiantes. Es donde nuestras abuelas almacenaron los hilos de costura y tejido, junto a los retazos de tela y los patrones de Voge o Burda. Un armario es un paraíso de recuerdos, o un almacén de desdichas, según se vea .. y según se sienta.